Accidente de amor

Cristina Reina Hernandez · Almoradi (Alicante) 

Elvirita mató a su prometido durante una cacería organizada en la hacienda familiar. Dicen que lo confundió con el pichón gigante que se le aparecía en todas sus pesadillas infantiles. Los testigos dijeron que las lágrimas de la futura viuda se parecían a las de una fontana recién inaugurada, de lo claras y profusas. Elvirita había conocido al occiso durante sus meses de pasantía en la firma de abogados de su padre. Se habían enamorado durante la huelga de los juzgados que paralizó al país y los mantuvo encerrados en la misma habitación. Habían hecho el amor por primera vez en el sótano, entre los legajos y las togas abandonadas. El mismo lugar en el que la buena de Elvirita, aunque algo fea, lo había encontrado con la nueva y joven secretaria de su padre.

 

 

Queremos saber tu opinión