Mérito y carrera

Daniel Saralegui · Pamplona 

Salgo del juicio y me voy para el bufete. En el paso de cebra me encuentro al fiscal con la ventanilla bajada. El coche no le arranca. ¿Empujamos? Una auxiliar que viene de hacer la compra se suma al esfuerzo. No podemos. Surgen un policía nacional y un cabo de la guardia civil que escoltan al “esponja”. Volvemos a intentarlo en conjunto. Nada, imposible. Llega el secretario y nos organiza. Se baja el fiscal y se monta la auxiliar que pesa menos. Damos la vuelta. Su señoría sale del parking. Se apea con sus escoltas y ya no hay sitio para empujar. Venga, cogemos velocidad. Tropiezo y me caigo. Se me rompe el traje de los juicios y me hago sangre. Los demás continúan la carrera gritando; – ¡Dale, dale! – El “esponja” me mira y me dice: – ¿No serás tú mi abogado?- ¡Huye!- le respondo.

 

 

Queremos saber tu opinión