Lata de sardinas

Francisco Rodríguez Cotilla · San Roque (Cádiz) 

Yo era un exitoso hombre de negocios, tenía una mujer solícita, una amante, la de turno, y un hijo al que di boleto por no tener oficio ni beneficio. Un día descubrí, navegando por la red, un concurso de microrrelatos. Me pareció una idea absurda introducir con calzador cinco palabras obligatorias y la figura de un letrado. Me reí de aquellos ingenuos participantes devanándose los sesos para obtener un mísero premio y cinco minutos de gloria. Yo podía comprarlo todo,incluso voluntades. Atrás quedaba aquel timorato niño que encendía cirios para que la divina providencia le asistiera.¡¨Y si ,por una vez, no utilizaba mis influencias¡€™Tras varios intentos sin tan si quiera ser seleccionado, comencé a escribir compulsivamente. Desatendí a mis empresas, a mi, ahora, ex mujer , gasté fortunas en talleres de escritura y libros. Mi obsesión crecía y mi patrimonio mermaba alarmantemente. Este es mi último intento.

 

 

Queremos saber tu opinión