En serie

Rubén Gozalo · Salamanca 

Subí la ventanilla, salí del coche y me personé con mi impecable conjunto de Armani en los juzgados. Acababa de entrar en el bufete de abogados McKenzie con la intención de comerme el mundo; defendería causas perdidas, llevaría a juicio a delincuentes, redactaría documentos y contratos, velaría por los intereses de huérfanos, menores y mujeres maltratadas. Apenas duré en aquel trabajo dos meses. Los guionistas suprimieron mi papel por la baja audiencia de la serie. Ahora estoy en paro, esperando a que me citen para la audición de Bob Esponja.

 

 

Queremos saber tu opinión