El inquilino

Silvia Vicedo · Alcoy (Alicante) 

Hace doscientas ochenta mañanas que mami repite siempre que voy a ser tan guapo como ella y que, según las encuestas realizadas a la familia, abogado como papá. Hoy, sin embargo, preparaba su mochila un poco nerviosa mientras mi padre anunciaba que tenía que acudir urgentemente al juzgado de instrucción. Había surgido un juicio de faltas por accidente de tráfico. Sería rápido, prometía. Ella gritó que estaba harta de sus casos, de sus decretos y del cumplimiento de la ley. Que la ley bien entendida empieza por la familia y que un día de estos…. Entonces mamá chilló de dolor y de repente todo crujió a mi alrededor. Dejé de chuparme el pulgar resignándome a abandonar mi burbuja segura y calentita. “Mamá, entérate de una cosa: Soy una niña preciosa que jamás pisará un juzgado ni aún llevándome esposada. Ya no la dejan nacer a una con tranquilidad…

 

 

Queremos saber tu opinión