El apartamento

Manuel Merenciano · La Eliana (Valencia) 

Apareciste en la puerta con una mochila al hombro y tu irreverente mirada. Con los dieciocho recién cumplidos, dijiste, escupiéndome tu juventud exultante. Aquí, en el apartamento, en mi burbuja sagrada. A escasos días de mi jubilación; confinado entre códigos, decretos y autos de instrucción acepté rellenar la encuesta. “Es para un trabajo de la Facultad de Derecho, señoría”, imploraste. Y el hechizo de tus labios carnosos me incitó a doblegarme. Quizá no debí invitarte a pasar. Ni ofrecerte algo de beber. Quizá te equivocaste al vestir unas ropas tan livianas. El alma se me licuó, tú sabes dónde… Han pasado tres semanas y, la verdad, me haces mucha compañía. Lo mejor es que te quedes. Aunque he de hacer sitio en el armario. Tal vez… encogiéndole las piernas a la vendedora de seguros…

 

 

Queremos saber tu opinión