Burbuja Semántica

Marta Trutxuelo · Andoain (Guipúzcoa) 

“Deberías salir más, respirar aire puro, relacionarte con más gente”. Seguí tus consejos, madre, y me apunté a aquella excursión. Salí del juzgado, inspiré hondo, colmando mis pulmones de ilusión y, tras cargar sobre mis hombros una mochila, me uní al grupo. Después de una larga caminata llegamos a un claro para acampar. “¿Tú te encargabas de la comida, no?”, me preguntó el guía. Aún recuerdo su mirada atónita tras vaciar mi morral y descubrir que en él guardaba el decreto del alcalde dando permiso y especificando las instrucciones para acampar, y una encuesta para cumplimentar al final del día. “No, yo me encargaba del papeleo”, aclaré. Y mis oídos todavía se ruborizan rememorando los improperios que escupieron sus labios tras espetarme: “¡El PAPEO, imbécil… no el papeleo!”. Vuelvo a mi burbuja, madre, lejos de la contaminación de una jerga incomprensible, vuelvo a relacionarme con los míos… los abogados.

 

 

Queremos saber tu opinión