Aunque somos distintas

Mercedes Martín · Benalmádena (Málaga) 

Aunque somos distintas, lo llevamos bien. Conocimos a un chico; alguien que nos mira sin repugnancia. Es abogado, trabaja en un bufete y gana todos los juicios. Nos invitó a dar un paseo, pero ella prefería quedarse en casa, cuidando de sus esponjas de mar; en conjunto, posee una buena colección. Al final, la convencí; aunque se dedicó a mirar por la ventanilla del coche, sin hablar. En cambio yo no paré: conversé con él sobre la vida, los clásicos, mis proyectos frustrados, la calidez del otoño… Pero, sobre todo, disfruté de la compañía de un ser humano especial. Cuando volvimos a casa, ella se había dormido, menos mal, porque es una tímida. Y fue cuando ocurrió: era la primera vez que un chico me besaba. Desde entonces, ya no me importa que nos llamen monstruo, ni compartir con ella un extraño cuerpo con dos cabezas.

 

 

Queremos saber tu opinión