Imagen de perfilAbrir la mente a la cordura

amaya sainz laguna 

Mi mañana empezó planchando la camisa, como siempre el tiempo aprieta y los minutos para prepararme corren como el viento, por lo que ese día implore a la comunidad relojera que adecuase el tiempo ya que yo soy incapaz de gestionarlo. Necesito tener mi momento de preparación antes de hablar con el compañero de la parte contraria, y apaciguar los ánimos entre las partes, porque como abogada se que un mal acuerdo es mejor que un buen pleito. No me faltan las ganas de pelear, pero a veces el motivo resta importancia, y discutir en los juzgados a que colegio ira el menor en un divorcio debería de abrir la mente a la cordura de cualquier profesional del derecho e intentar aconsejar sin pensar en el criterio del vencimiento, y así se lo explique a los míos sin contemplaciones:

– está clarísimo no cabe discusión, hay que conciliar!

 

+1

 

Queremos saber tu opinión