Nota definitiva

Eduardo Arturo Carmona Martínez · Chiclana de la Frontera (Cádiz) 

Era un caso peculiar. Digno de los anales forenses. Pero el fiscal había estado muy hábil. Sublime, según alguno de los asistentes al juicio. Sus treinta años de profesión, y su fino instinto acusador, hicieron que la pregunta clave condenara al imputado. Llegado el turno de declaraciones del perito, éste confiaba en su extensa experiencia, pero el interrogatorio se desarrolló por cauces insospechados. No previstos. -¿Estaba la verdura aderezada con aceite de oliva? – Los análisis pertinentes confirman que existían restos de un producto oleico. – ¿Concordaba la sustancia con las muestras halladas en los labios de la fallecida? – No. – ¿Pudo ser transmitido el veneno con un simple beso? – No – Bien, ¿coincide la letra del aceitunero con la nota encontrada junto al cadáver? – Sí – Señoría, leo textualmente la nota: “La amaba, pero no sabía preparar ensaladas. Por eso la maté”

 

 

Queremos saber tu opinión