Los cabos sueltos

Santiago Martínez Sánchez 

De quién te despediste, a qué nombre corresponden las iniciales de la carta que dejaste escrita con tan buena letra. ¿Y ese beso, qué hacia allí con el carmín de tus labios? Qué cabos de una vida son más importantes que los cabos sueltos, aquellos que faltan en la explicación del forense, en la declaración del perito, aquellos que busca el fiscal con las ganas de un niño que cena verduras. Si fuera yo quien pudiera preguntártelo, si tú confiaras en mí, ya sé que es tarde, pero te juro que olvidaría su nombre aunque tú no olvidaras la historia. Te perdonaría este rencor que ahora tengo, que me hace quererte aunque no soporte tu marcha, que me llevará contigo de la misma forma que a ti, cuando cierre los ojos, cuando me eche sobre nuestra cama, esa que ahora sé que un día fue de otro.

 

 

Queremos saber tu opinión