Letra y sangre

Fortino Valdivia Magdaleno · Aguascalientes (México) 

El Fiscal me observó con recelo. Mis piernas tiemblan, el corazón bombea sangre como si la mujer más hermosa y deseada te diera en los labios el primer beso. Sabía que la diferencia entre un evento y otro era que con la mujer podía esperar un largo rato de placer, mientras que en este momento se me acusa de homicidio. Todo en el recinto intimida, sentía que los vigilantes se abalanzarían sobre mí si me declaran culpable. Estaba arrepentido de haber entrado en esa tienda. Sólo quería comprar la verdura para la sopa. El dueño se encontraba tirado en el piso con un impresionante puñal clavado en el costado izquierdo de su abdomen y rodeado de una irregular mancha roja. Recién había muerto. El perito demostró que el vendedor escribió con su letra y sangre las iniciales del culpable. Quedé libre y hasta la fecha no como sopa de verduras.

 

 

Queremos saber tu opinión