Inocente

Omar Martinez 

El testamento del anterior fiscal dejaba como única heredera a su joven esposa y esto la señalaba como fuerte sospechosa del asesinato, ocurrido hacía ya tres semanas, pero el perito del caso no encontraba evidencias claras y determinantes.
La foto publicada, donde esta le daba un beso a su esposo ya muerto, complicaba la solución porque puso a los medios a favor de ella y los periódicos escribían con una letra bien grande en la página principal: INOCENTE.
En todos los lugares frecuentados por la joven reclamaban su liberación; en los teatros, los parques, las tiendas, los mercados.
Pero nadie sabía que el humilde vendedor de verduras (comida favorita del viejo fiscal) era hermano de la viuda.

 

 

Queremos saber tu opinión