Héroes

Antonio Jesús Molina Fernández 

La nieve cae en la Avenida de la Constitución al salir de los Juzgados de la Caleta. El señor magistrado ha tenido mucho arte al describir mi obra como una “pintura de Modigliani” hecha con una navaja en la cara del otro chaval. Otra condena más a un programa de Prevención de consumo de drogas, otra vez bajo custodia de mis torpes padres, otra libertad vigilada, otro psicólogo, otra educadora, otro Programa de Garantía Social (¡qué bonito nombre para mi escuela de delincuencia!) al que me obligan a ir… Por lo menos mi abogado era un tío majo. Es el único que ha sido capaz de decirme que estoy tirando mi vida por la borda. Me hace falta más gente así, necesito que dejen de darme palmaditas en la espalda o que me hablen como si fueran raperos tartamudos. Tengo que cambiar. Y sólo tengo 16 años.

 

 

Queremos saber tu opinión