Formar un trío

Alicia Uriarte Landa · Portugalete (Vizcaya) 

Empezó con una mirada, después una caricia y a continuación un beso. Cualquier fiscal hubiera pedido para nosotros la pena máxima por profundo enamoramiento. Nuestras vidas se fueron entretejiendo como un jersey de lana de dos colores, en el que se diferencian ambos pero lo importante es la armonía de la labor final. Pasaron primaveras y aquella felicidad inicial parecía convertirse en monotonía, necesitábamos dar un paso más. Sucedió un domingo. En un restaurante, tras degustar unos canelones rellenos de verdura y un entrecot, con los postres decidimos encaminar el rumbo de nuestra convivencia: ¡La solución sería formar un trío! Estamos a la espera de que el perito tase un piso muy coqueto que se puede ajustar a nuestro presupuesto, para echar cuentas del valor de la letra mensual de quien va a empezar a formar parte de nuestras vidas:¡la hipoteca!

 

 

Queremos saber tu opinión