El hallazgo

Miguel ¡µngel Moreno Cañizares 

El guardia civil se inclinó y comprobó que no respiraba. El cadáver del Magistrado estaba boca abajo sobre la nieve. Mientras su compañero informaba por radio del hallazgo, revisó sus bolsillos. En uno de ellos encontró un ejemplar de la Constitución. Vaya, se dijo, ahora que se han cumplido los 30 años, recordando las horas de servicio en el Congreso de los Diputados. También llevaba unos folletos grapados. Leyó el título: «Campaña de prevención de riesgos laborales». Comprobó el nombre en el DNI y se lo comunicó a voces al cabo. Se incorporó e inspeccionó los alrededores. A unos metros halló un bote de pintura, cuyo contenido se había vaciado allí mismo. Regresó sobre sus pasos y giró levemente el cuerpo del fallecido. En un ojo tenía clavado un destornillador y en la mano derecha aún sujetaba la tapa del recipiente. Caray, pensó, este tipo no tenía mucha suerte

 

 

Queremos saber tu opinión