El Desvío

Joaquín Valls Arnau · Barcelona 

Por la mañana se había desplazado en coche hasta la capital, para participar en unas jornadas sobre legislación en materia de prevención de riesgos laborales. De profesión magistrado de lo social y conferenciante esporádico, Don Ramiro Tajada era un jurista de reconocido prestigio, estudioso de la Constitución, apasionado del arte y hombre con fama de circunspecto y cabal. Después de haber visitado una exposición de pintura renacentista y ya de regreso a la ciudad en que residía, empezó a nevar con tal fuerza que apenas si podían distinguirse los límites de la carretera. Llevaba un buen rato sin cruzarse con nadie cuando vio un camino a mano derecha. Decidió tomarlo hasta que fue a parar a un claro del bosque, donde se detuvo. Tras una ardua búsqueda, allí lo encontraron ya entrada la noche, tiritando de frío, dando los últimos retoques a un muñeco de nieve.

 

 

Queremos saber tu opinión