¡Abogados!

Carmen Conceglieri Portela · Aljaraque, Huelva 

Removiendo aquel bote de pintura, decidió empezar a cambiar de color la pared del despacho de su marido. Observó por la ventana al importante Magistrado ,¡cuánto había cambiado aquel alocado muchacho de la Facultad! Comenzó su labor, unas gotas de “blanco nieve” salpicaron la Constitución de tapas de cuero que presidía la mesa. Su sentido de la prevención había fallado. Lamentó haber manchado aquel libro en torno al cual empezaron a girar sus vidas, cambios de residencia y nuevas paredes de nuevos despachos. Mil veces le había repetido su marido que contratase a un pintor, pero ella necesitaba sentir los pies sobre la tierra. Limpió las huellas del crimen. Miró la foto de la orla en la pared y suspiró con media sonrisa: -¡Abogados!

 

 

Queremos saber tu opinión