Imagen de perfilRARA PATOLOGÍA MUSICAL

Pedro Antonio Herreros Rull 

Tengo una rara patología. A determinadas impresiones surge música en mi mente. No lo puedo remediar. Mi mente se evade y dependiendo de cada sensación comienza como un automatismo una distinta sintonía.
El día que juré como abogado, sonó el himno de la alegría. En mi primera vista oral, al tomar la alternativa, escuché clarines y timbales. En la confrontación, los Sex Pistols. Y si intento mediar buscando el consenso, “Imagine” de John Lennon.
Cuando espero alguna sentencia o cualquier otra importante resolución, Ennio Morricone se apodera siempre de mi cabeza con “Un puñado de dólares”. Si es desestimatoria, “Another brick in the wall” de Pink Floyd, pero -al pensar en la apelación- rápidamente la interrumpe “Nessun Dorma” interpretada por Pavarotti repitiendo en un alarde de voz el “vincere” final. El “Aleluya” de Leonard Cohen, únicamente al ganar con costas.

 

 + 5

 

Queremos saber tu opinión

4 comentarios