Un día de suerte

Cristina Niubó Morales · Lí¯Hospitalet de Llobregat (Barcelona) 

La abogada mira satisfecha unas fotos exclusivas en su iPhone. Recuerda a su viejo profesor citando su sentencia preferida –“una imagen vale más que mil palabras”– Tras difíciles pesquisas, tiene al fin ante sus ojos las pruebas definitivas: unas instantáneas que delatan al verdadero artífice de una red de explotación infantil. Su cliente estaba implicado y quedará libre de cargos. Ella ganará el caso y él la libertad. Hoy es un día de suerte. Un cartel en la autopista señala el aeropuerto. Ella paga al taxista con una propina generosa y toma el avión que la llevará, triunfante, a los Juzgados. El conductor cuenta su flaca recaudación… Ni soñando podría comprar un teléfono nuevo con pantalla táctil. De vacío hacia su casa, un zumbido solitario suena en el asiento trasero. La abogada ha olvidado su iPhone y el taxista, sin dudarlo, decide quedárselo. Hoy es su día de suerte.

 

 

Queremos saber tu opinión