Preso de su pasado

Ángela M-Aranda S-García · Fuenlabrada (Madrid) 

Los viejos móviles «tamaño ladrillo», habían dado paso a miniaparatitos táctiles con música supersónica; los tradicionales carteles de publicidad, habían pasado a convertirse en pantallas gigantes que tapaban fachadas enteras de viviendas, los profesores ya no utilizaban la regla para adoctrinar a sus alumnos…-¿Tanto tiempo había transcurrido?- Llegué a la dirección que me facilitaron, con ayuda de un mapa emitido por un tal don Google Maps. -¿Explotación agraria”?- Mis hijos habían transformado mi casa en un productivo negocio. Inmediatamente, llamé a mi Letrado y le pregunté qué tenía que hacer para conseguir otra sentencia condenatoria y volver a mi verdadero hogar.

 

 

 

Queremos saber tu opinión