Horas extra

Carlos Candela Ochotorena · Alicante 

Paco, me gusta verte estudiar, pero a estas horas… Comprendo que puedes tener mucho trabajo y que debes esforzarte para alcanzar un buen cartel. Hazme caso, por favor, deja ya de devanarte los sesos como un aspirante a profesor. Mira, me he comprado un camisón nuevo y muy táctil, unas zapatillas de seda y…, bueno, mejor que lo veas tu mismo. Anda, ven conmigo. Esta mañana has estado en los Juzgados, por la tarde en el despacho y ahora haciendo horas extraordinarias, parece que practicas la explotación de ti mismo… Déjame, déjame, que tal vez sea este el momento más productivo. Los pleitos de la mañana demoran las sentencias, las visitas de las tardes apenas me las pagan (con la crisis…), de los turnos de oficio nunca más se supo (la Generalitat está en quiebra). Así que déjame acabar este micro-relato a ver si gano el premio mensual.

 

 

 

Queremos saber tu opinión