Vida de cuento

Cecilia Rodríguez Bové · La Eliana (Valencia) 

La carrera de Derecho no había sido un fin, sino el recurso que le permitió construirse un puente hacia la felicidad (léase vida fácil). Fue por eso que cuando sintió peligrar su vida de cuento, no dudó en destruir pruebas y guardarse el dinero. Con una clara visión del futuro decidió que hacia la media noche, su flamante Audi volvería a ser una calabaza y él dejaría de ser un afamado abogado para escapar cuan inocente Ceniciento, a por las bondadosas playas de Bahamas. Maletín en mano se disponía a partir, cuando un destello de luz lo paralizó dejándolo todo nublado… “¿Dónde estoy? Es muy fría Bahamas”… La habitación del hospital donde permanecía con dos balas en el pecho y el calor de la única mano amiga, lo devolvieron a una realidad donde se cumplía la más temida de las profecías: “Te lo advertí hijo, te lo advertí”

 

 

Queremos saber tu opinión