Un caso personal

Fernando Gayo Sánchez 

Trabajo desde hace dos meses en un Juzgado de Instrucción, y mi jefe quiere enseñarnos el oficio en un seminario que imparte en la sierra; ¡adiós al puente! Repasaremos los puntos básicos de la abogacía moderna: recursos, demandas, apelaciones…,siempre con la fiel sospecha de que el que paga es inocente. Nos examinará y pondrá más de una “calabaza” sobre nuestro expediente haciendo gala del más arcaico modo pedagógico que despeje el nublado futuro de la profesión. Tiene un caso de divorcio, y nuestro cliente ha accedido a participar presencialmente y someterse a una inexperta batería de preguntas. Cuando voy a entrar a la salita, se filtra por la puerta entreabierta la voz del invitado advirtiendo a los presentes sobre su demandada. -Ándense con ojo, mi mujer también es abogado. Nunca ha dejado de sorprenderme el tono lírico que utiliza mi marido cuando habla de mí. Perderemos el caso…

 

 

Queremos saber tu opinión