Reversible

Almudena Cueto Sánchez · Oviedo 

Sonreía recordando a Pastora Vega, inmensa, con aquello de “me ha nacido un hombre en el bancal”. Cuerda y sus películas, construyendo ese mundo irreal, nuboso e inalcanzable, donde nada es imposible e imposible es la nada. A ella no le pasaban esas cosas. ¡Ojala tener el privilegio de vivir en un universo inocente! Tiene muy presente el último Puente del Pilar. El juicio rápido en el Juzgado Especial de Violencia de Género había ido bien. La agredida no probó la agresión brutal sufrida a manos de su ex: macarra y delincuente, aunque trabajara en el Banco Central. Su defendido, impoluto, había vencido. No habría recurso. Cuando llega a casa, otra vez la calabaza en vez de la carroza. El primer bofetón, por no tener preparada la maleta para el viaje. ¿Quién la defenderá ahora? Sólo espera que la abogada del turno de violencia sea tan buena como ella.

 

 

Queremos saber tu opinión