BARATO

PABLO NOGUEIRA LÓPEZ · A CORUÑA 

Era Halloween y la Calabaza brillaba y sonreía porque reinaba en la ciudad. Era la noche perfecta, el cielo estaba nublado y tímidamente la luna filtraba su luz saludando a las brujas y fantasmas que abandonaban sus cubículos para danzar por las calles a su antojo. Ella estaba terminando el recurso. Ganar este caso sería el puente hacia metas más altas, ¿inocente?,¿culpable?, lo que importaba era cuánto podía ganar y hasta dónde podía ascender. A través de la ventana se contemplaron, y las palabras resonaron en sus pensamientos: alma, poder… Su vitalidad y ambición la hacían la candidata perfecta para su amo, y volvería a satisfacerle. Su señor se alegró: “¿no te habrá costado mucho?”, y ella burlonamente le susurró algo al oído … La risa brotó efusivamente desde lo más hondo de su negra alma …”estos abogados no dejan de sorprenderme … todos los años disfruto con sus ocurrencias”.

 

 

Queremos saber tu opinión