Plofff, la mancha

Cristina Pumar del Peral · A Coruña 

Amanece, una vez más, el “día de la marmota”. Tanto estudiar leyes y defender la Justicia del lado de la fiscalía para que, nuevamente, se suba al estrado el típico acusado de homicidio a punto de quedar en libertad con fianza por falta de pruebas concluyentes. Pero he aquí, se enciende la lucecita. Me fijo que la camisa del inculpado, pese a parecer limpia y almidonada a primera vista, presenta sin embargo una mancha clarificadora en el puño, de aspecto similar, aunque atenuada por los lavados, a la encontrada en el lugar del crimen. Solicito a su señoría la incluya como prueba tras el correspondiente análisis. ¡Tantos capítulos viendo a Grissom tenían que servir para algo! Finalmente el informe del forense confirma mis presagios: inequívoca mermelada de fresa “Hero Baby”. Contrariada la abogada de la defensa, doce años de prisión bien valen un recurso a “detergentes eficaces contra 101 manchas”.

 

 

Queremos saber tu opinión