Último testigo

Bernardino Martínez Crespo · Santiago de Compostela 

… Había una especie de compota de frambuesa cerca del muerto, huellas imposibles de reconocer; en el desván, tendido como una marmota, el acusado… Rezaba el atestado policial, leído una y otra vez por mí; imposible sacarlo libre. La abogada de la acusación eliminó uno a uno a mis testigos. ¿Algún testigo más? Sí Señoría, mi último testigo. ¡Súbase al estrado! No señor, no estoy estresado (En ese momento supe que no iba a ser fácil el interrogatorio) ¿Conocía al finado? No, yo no afino, yo toco de oído, soy músico ¿sabe? (risas en la Sala) ¡Silencio! ¿Sabía que el finn-difunto, ese día, llevaba la fianza del arrendamiento? ……………………………………………………. ¡Conteste! Es que me ha mandado callar ¡Señoría, no más preguntas!, por cierto, una curiosidad ¿qué lleva en el bolsillo?. Es que con los nervios me baja el azúcar y siempre llevo un tarrito de mermelada ¡casera!, mire de ¡pura frambuesa!

 

 

Queremos saber tu opinión