El Edén

Alejo Jesús Lucas López · Cieza (Murcia) 

‘La abogada’ era el bar más concurrido por el personal de juzgados. En aquel local, cuando en la percha quedaban las togas y las personas bajaban del estrado jueces, fiscales, letrados, funcionarios, procuradores, denunciantes, acusados, víctimas y hasta testigos, compartían periódico y mermelada. No seré yo quién diga que allí, en vez de en las salas de vista, se fijó más de una pena y más de una fianza, pero era sabido hasta en el Ministerio que aquella cafetería era el centro neurálgico de la justicia regional. Allí se alcanzó la conformidad más negociada y difícil que recuerdo. Allí he visto hacer campaña en las elecciones al colegio de abogados. Allí, acusación y defensa bajaban sus dedos índices y quedaban para el pádel. Por eso, hasta una marmota de periodista como yo, sabía que en aquel maravilloso lugar estaban los titulares de mañana. “¡No, letrado, ese café lo pago yo!”.

 

 

Queremos saber tu opinión