Desidia

Mireia Grau Camps · Sant Feliu de Codines 

Había vivido bien sin obligaciones, podía dormir como una marmota sin necesidad de despertador, otros madrugaban por ella, leer la prensa del corazón mientras desayunada tostadas con mermelada, otros leían pesados informes por ella, heredera de la empresa nunca asumió su administración, otros administraban por ella, en esto pensaba cuando la voz de su abogada la devolvió a la sala, y sentada en el banquillo de los acusados oyó como la juez desde el estrado decretaba prisión incondicional sin posibilidad de fianza, nadie iría a la cárcel por ella.

 

 

Queremos saber tu opinión