Apenao

Belén de la Parte Pascual · Burgos 

Rumiaba el gitano en lo alto del estrado bajo la atenta mirada de la abogada.

– Juro por mis muertos que al inútil de mi hijo le pego una palisa, míralo allín quieto… dormio como una marmota, no ha sio capas de juntar el dinero de la fianza, y asín me veo yo… un buen ciudadano que no ha hacho mal a naide en toa mi via, rodeao de gente tan estirá…, mu, mu estirá que no aprecia to lo que valgo, este probe y triste gitano.

Y allín estará la Mercedes, calentita al calor del brasero, hasiendo la mermelada como ella solo la sabe haser… rica, rica.

Entonces su señoría le pregunta como se declara, y él…, subiendo lentamente su mano, y cerrando fuertemente su puño, se la junta a su pecho frío y acompañándose de un gesto compungido declara con sus labios finos.

-Mu apenao señor juez, mu apenao

 

 

Queremos saber tu opinión