Por ella

Paulo Molleda Puente · Torremolinos (Málaga) 

Tenía claro que su alegato final sería su oportunidad de demostrarle cómo era realmente. Ella lo vería locuaz, seguro de sí mismo, inteligente… Lo había preparado con más entusiasmo, si cabe, desde que había notado el primer indicio en su mirada; Estaba claro que podía haber algo, y estaba seguro de que aquella mujer de ojos tiernos y brazos endebles, no podía haber matado a su marido con su propio calcetín… -Mi marido… ¡Esa vieja tortuga…! se abalanzó sobre mí mientras planchaba -le había dicho ella gimoteando – Son tan malvados los señores del seguro… Si me sacas de esta, te estaré tan agradecida… Hubiera sido capaz de hacer cualquier cosa por ella. Él, que nunca había paseado con ninguna mujer bajo la lluvia reaccionó enseguida. No lo haré por ella, lo haré por mí.

 

 

Queremos saber tu opinión