Palabra de letrado

Rocío Romero Peinado · Santurtzi (Vizcaya) 

La lluvia no ha dado tregua durante semanas y tu tortuga sigue en la puerta. Creo que aún te espera. Como yo. Salgo al jardín cada media hora y observo el camino embarrado. Me empapo el traje de los juicios, vuelvo a entrar mojándolo todo y tengo que apartarla del felpudo a empujones. El desprecio brilla en sus ojillos de saurio. Mientras me vigila, finjo revisar mis notas sobre el nuevo caso. Aún sigue en casa porque no quiero mostrar indicios de desesperación, pero ella lo sabe. Continúa arañando el parquet con esas uñas, despacio, sin moverse del sitio. Amor, yo estoy manteniendo mi promesa. Ni siquiera he vuelto a ponerle aquellos calcetines rojos que la dejaban inmóvil de pavor y silenciosa, por fin. Créeme, ya soy un hombre de familia. No habrá más alegatos nocturnos, ni casos improrrogables. Le compré comida. Los dos te esperamos. Palabra de letrado.

 

 

Queremos saber tu opinión