La abuela

José Aristóbulo Ramírez Barrero · Bogotá (Colombia) 

En su alegato, el fiscal le dijo a mi defendido que apestaba como calcetín de gitana y que era lento de mollera como una tortuga aterida por la lluvia. Yo, vacío de argumentos, sin un indicio claro a mi favor, aproveché ese error para solicitar la suspensión del juicio hasta mañana. Aquí está el expediente, abuela. Léelo y búscale la quinta pata al gato. Mi cliente es el peluquero que heredó la fortuna de Lina Piernagorda. Si me ayudas a que el viento sople a nuestro favor, te compraré todo un barril de whisky sello azul y un boleto para la final de la UEFA Champions League. Confío plenamente en tus dotes. Aunque nadie más lo sepa, no hay abogado en el mundo más astuto que tú, aunque nunca hayas pisado una escuela de leyes.

 

 

Queremos saber tu opinión