El misterio

Kalton Bruhl 

El Profesor Merton, vestido con una chaqueta de tweed sobre un suéter con cuello de tortuga, me esperaba en su estudio. “Abogado”, me dijo al verme, “mi familia considera que hay indicios de que he perdido la razón. Desean declararme incapaz. Debe ayudarme.” Le pedí que se explicara. “Hay un misterio que me atormenta: por qué desaparecen los calcetines. Primero supuse que un calcetín era un agujero negro en miniatura, pero eso no justificaba que sólo desapareciera uno de ellos. Ahora creo que son caníbales. Quizás el encierro en un oscuro cajón desencadena sus instintos.” Bajó la cabeza, antes de continuar: “Ayúdeme”, suplicó. “Debo continuar mis investigaciones.” No podía negar que sus alegatos eran convincentes. Me coloqué frente a la ventana y mientras la lluvia arreciaba, recordé la bola de calcetines únicos que guardaba en casa. Finalmente sabría la verdad. Con lágrimas en los ojos, le prometí mi ayuda.

 

 

Queremos saber tu opinión