El hilo de la prueba

Mónica Cristobal Alvarez · Madrid 

Lo cierto es que había una tortuga. Y vaya por delante que tenía un plastrón levemente cóncavo.- En esas estaba el testigo cuando el Juez notó en forma de indicio que le había salido un tomate en el calcetín. Nuevamente estaba perdiendo el hilo de la prueba, como en tantos otros juicios, y debía reaccionar. ¿Cómo dice usted que tenía el plastrón? Ilústreme… El abogado, con la lluvia de la ira en sus ojos, formuló protesta, ya que la cuestión era exclusivamente si el arma de fuego estaba o no en la fiesta. Señor letrado, ya valorará la prueba en su alegato final. Pero le advierto: que el testigo haya descrito esa concavidad en la escena del crimen acredita, sin duda posible, que lo que allí había, todo lo vio. Después de tantos años, bien sabía el Juez que los calcetines se cosen con el hilo de la prueba.

 

 

Queremos saber tu opinión