De fábula

Manuel Nicolás Andre · Guadalupe (Murcia) 

Luis acabó la carrera de Derecho un día de sol esplendoroso, en cinco años y con matrícula de honor. De inmediato comenzó a trabajar en un despacho de abogados de prestigio. Yo en cambio tardé diez años, con notas mediocres, un día de lluvia y con los calcetines empapados. Decía que como en la fábula de Esopo él era la liebre y yo la tortuga. Algunas veces me llamaba por teléfono con el único propósito de preguntarme si había algún indicio de cuándo acabaría la carrera. El tiempo y sobre todo el dinero hizo que nuestros caminos se separaran hasta hoy mismo. Me ha saludado huidizo con un leve movimiento de cabeza Ha hecho un alegato brillante pero no ha sido suficiente para que yo dictara una sentencia favorable a su cliente.

 

 

Queremos saber tu opinión