El plan

Javier Gutiérez Carrtero · Hospitalet (Barcelona) 

La resolución indicaba que disponía de un mes de plazo para liquidar todos los impuestos atrasados. Pero no tenía el dinero necesario ni modo de conseguirlo, a menos que… Le mostré al magistrado las fotos de sus citas sexuales con el ginecólogo de su mujer; un material excelente que había conseguido un antiguo cliente que me debía un favor. – ¿Qué quiere?- me preguntó secamente – Que pague mi silencio Sostuve su mirada pétrea lo que me pareció una eternidad. Al fin habló: – Gírese, recoja el sobre que hay debajo de la puerta y ábralo. Eran unas fotos tomadas minutos antes en las que aparecía nítidamente la escena de mi chantaje al magistrado. La ruina de mi trabajo y de mi futuro: – ¿Có…como?- acerté a decir – Digamos que “su amigo” me debía a mí un favor aún más grande. Por eso yo soy magistrado y usted abogado.

 

 

Queremos saber tu opinión