Yo me absuelvo

Jesús Daniel Fernández Mora · Madrid 

Noche para olvidar. Apúntate esta cita para mañana: “Denuncia a Dioniso, Dios griego del vino, por seducirme con lo que en mis labios parecía un suave y afrutado elixir transmutado en dolor de cabeza infernal”. ¿Nadie ofrece un prospecto acompañado del tintorro? ¿Cómo podría yo adivinar los efectos secundarios de su ingesta? ¿Sabrán los viñaderos cuando cuidan con mimo las uvas hasta la vendimia que podrían tener que enfrentarse a embriagados consumidores en un juicio?. No tengo dudas, la causa estaría perdida para los incautos como yo. Es probable que el litigio se resolviera negociando. SE ACUERDA BEBER CON MODERACION. Es tan fácil cumplir el acuerdo como olvidarlo sucumbiendo a los placeres gustativos en una animosa cena. ¡Mecachis!, no tengo defensa para mi parloteo amonado en el restaurante. Aún drástica, solo me queda una salida. Cita para mañana: “Botella de agua cerca del teclado y suero para el globo ocular”.

 

 

Queremos saber tu opinión