Siempre se paga

Francisco Manuel Reyes Lora · Mairena de Aljarafe (Sevilla) 

Desde las alturas miró orgulloso hacia abajo y observó la extensión de sus tierras. Era la época de la vendimia y, por primera vez, aquellos ubérrimos viñedos le pertenecían a él sólo… No le importó que su hermano hubiera dedicado toda su vida a esas uvas desde que su padre murió, no le importó cuando se sentó frente al teclado y redactó aquella denuncia, cuya veracidad era lo de menos, pues sabía que su hermano era demasiado blando para soportar la presión de un litigio. Cuando se dictó sentencia los ojos de su cuñada y sus sobrinos despedían fuego de rabia, no se atrevió a mirarlos cuando un mes después supo que su hermano se había ahorcado. Todo aquello pertenecía ya al pasado, era abogado, no conocía el remordimiento. De repente se oyó un crujido, lo último que vio fue como se deshilachaban las irrompibles cuerdas de su globo?

 

 

Queremos saber tu opinión