En su memoria

Teresa Arjona Calvo · Benidorm (Alicante) 

Aquella noche de otoño (tiempo de vendimia con fatídico presagio)entró, una vez más, borracho de vino e ira. De un manotazo tiró por los aires el teclado, desapareciendo, en la súbita negrura de la pantalla, el globo del chat que mantenía conmigo, su abogada y amiga, y su último texto: «…sigo aterrorizada…sí, mañana le denunciaré…esta vez te prometo que…» Crujieron sus pateadas costillas. Sangraron sus oídos, sus ojos, sus labios… A su aprisionada garganta no le llegó el aire suficiente. Ya nunca podrá enfrentarse, con valor, al litigio que salvaría su dignidad y su vida. + + + Fue esa «una» que de cada cuatro mujeres retira, por miedo, su denuncia por malos tratos. Fue la angustiada voz de una de las 73.418 llamadas al 016 en 2.008. Fue… Ahora ya sólo es un dato en una fría Estadística.

 

 

Queremos saber tu opinión