Derecho Romano

Enrique Javier de Lara Fernández · Alcalá de Henares 

Compagino la carrera de derecho con el trabajo de segurata. Prefiero los turnos de noche. Empleo el tiempo aporreando el teclado del ordenador, copiando apuntes. Además, la soledad es una experiencia comparable a escribir un libro, tener un hijo, montar en globo… Cuando me propusieron aquel destino lo consideré ideal para preparar el Derecho Romano. Nos proporcionaron alguna información: que se trataba de muchísimas hectáreas, que nuestra contratación era consecuencia de un litigio familiar y, sobre todo, que paciencia, tras la vendimia tendríamos vacaciones. Me tocó la garita trece. ¡¨O eran doce y el encargado de servicios tuvo un lapsus¡€™Acabé mi turno y nadie me relevó. Así un día y otro y otro… Durante los cursos formativos inculcan que bajo ningún concepto abandonemos el puesto. Si algo no funciona como es debido se denuncia, pero luego, después del relevo. Las uvas son nutritivas, aunque de todo se cansa uno.

 

 

Queremos saber tu opinión