JOSE MANUEL BREA FEIJOO

  • JOSE MANUEL BREA FEIJOO ha publicado una actualización hace 3 años

    Mi relato no admitido. Me retiro.

    DULCE SUEÑO
    Las circunstancias me obligaron a especializarme como abogado animalista, pues el espacio de defensa letrada de los humanos estaba saturado. Defendí los derechos de perros, gatos y otras mascotas, sin distinción, atendiendo a la diversidad animal. Gané todos los pleitos y, como un Félix del Derecho, quise proteger la fauna de todo abuso. La incipiente pasión hizo que me casase con una veterinaria para aprovechar sus conocimientos. Sensible a la degradación de cualquier ecosistema, decidí defender también la flora, convirtiéndome en peculiar abogado naturalista. Entré en política con alma verde en pro de un mundo sostenible y llegué a ministro de Medio Ambiente… ¡Qué extrañeza artificial! Desperté entre sueros y aparatos médicos, rodeado de plástico y metal. «La operación ha salido bien», me dijo el cirujano. Y yo que tenía tanto miedo… Volvería a mi apartamento de soltero; y en pocos días a mis tareas de abogado laboralista. Entre fieras.