Ya no te quiero

Raquel Lozano Calleja · Palencia 

Le he sido fiel durante más de 15 años. Me ha acompañado en éxitos y fracasos y ahora se sabe no ya segundo plato, sino postre. Me ha escuchado decir que quiero otra con el apresto y el lustre que ella perdió hace tiempo. Mi Toga está celosa. Ha decidido ponerse en huelga de brazos cruzados, de tal manera que en el estrado parezco implacable. No tomo nota, no articulo más gesto que el de la impotencia, la desesperación y la rabia por el infructuoso intento del reintegro de mis brazos a su zarandeo. Sin haberle puesto aún plazo a mi sentencia, y cuando he podido zafarme de lo que constituye ya una camisa de fuerza, he descubierto en el bolsillo de mi toga un Recurso de Suplicación que me ha interpuesto ella misma. Lo difícil será ahora dictar una resolución que no pase por ahogarme a mí mismo.

 

 

Queremos saber tu opinión