Imagen de perfilUn abogado implicado

Blanca Alvarez 

En su afán por consolar a sus clientes se hizo psicólogo para acompañarles en sus angustias y penas. Cuando uno de ellos sufrió un desahucio luchó cual activista buscándole las cosquillas al sistema. Cuando a Paco le debían las nóminas y los acusados se declaraban insolventes, no tuvo otro remedio que hacer de detective, rastreando en medios electrónicos toda posible huella de bienes embargables, buscando empadronamientos en posibles propiedades. Acorde con las necesidades de los defendidos, redujo las tarifas y esperó muchos meses hasta poder percibir (si es que al fin lo lograba) los honorarios cual inversor financiero, siendo pagado muchas veces en solomillo y especias. En el juzgado, actuaba como orador, líder pacifista implorando justicia para el pueblo. Con su gran implicación, estaba claro que por encima de todo Carlos nació abogado.

 

 

Queremos saber tu opinión