Testigo de cargo

Marta Trutxuelo García · Andoain (Gipuzkoa) 

Apenas era un chiquillo cuando la vi por primera vez junto a mi padre. Para mí, aquella película fue todo un descubrimiento. Gracias a ella supe cuál sería mi vocación. Mientras estudiaba la carrera de Derecho me ejercité en otros menesteres ligados a la interpretación. Después comencé a ejercer de abogado, a expresar mis opiniones de forma argumentada, con vehemencia y con cierto aire impostado. Conseguí que algunos de mis clientes con pocas posibilidades obtuvieran la libertad bajo fianza. Pero pasaban los años y las expectativas de encontrar un caso como aquel que me marcó decrecían. Y entonces ocurrió: la vi comparecer para defender a su amado, ella sólo se parecía a la Dietrich en la melena rubia, pero ¡qué interpretación! ¡Soberbia! Si me contrataban para defender a su marido en el caso Noos lo conseguiría: emularía al mismísimo Charles Laughton, como en mi adorada «Testigo de cargo».

 

 

Queremos saber tu opinión