PALABRAS AL ESTRADO

Mercedes Jiménez Jiménez · Collado Villalba (Madrid) 

Un letrado despistado ha cursado una denuncia para que doña Razón determine si la causa de sus males radica en la actitud de dos palabras. ¡Comencemos! “dijo Doña Razón”. ¿No es cierto Don Calendario que produce en el letrado ansiedad al repetir machaconamente que el plazo acaba mañana? -Señoría, ¡mi deber es despertar al letrado de la ensoñación en la que habitualmente cae! .Me culpa de su ansiedad, pero siente debilidad por Don Propósito Don Propósito, ¿Qué tiene que decir al respecto?. Yo sin incurrir en perjurio alego a mi favor que siempre pongo de mi parte, pero el letrado debería alternar más con doña Determinación. No detecto malicia en el proceder de estas palabras y aunque reclamar es un derecho que le asiste letrado, le sugiero que se asocie con Don trabajo y Don Tesón que seguro le irá mejor.

 

 

Queremos saber tu opinión