Letra viva

Carlos Alberto López Martínez · Gijón 

Más de veinte siglos después de que el ilustre Marco Tulio Cicerón concluyera que sólo se puede ser libre bajo la esclavitud de la ley, desafortunadamente, la realidad sigue jugando en una liga distinta que los grandes ideales, pues si el común de los mortales no ignorara constantemente todo el universo legal en que está inmerso, no sería posible a las autoridades imponer sus arbitrariedades tan obviamente como si trataran de suspender la constitución y sus garantías. Y yo, que siempre quise ser escritor de niño, pero que tuve que desengañarme por mi falta de talento para componer la vida de personajes ficticios, me gano la vida adulta con la letra: escrito tras escrito, denuncia tras denuncia, recurso tras recurso, rollo tras rollo judicial. No creo literatura, sino que forjo algo mejor: la vida de las personas que confían en mí para llevar la ley a sus vidas. Soy abogado.

 

 

Queremos saber tu opinión