LA LIGA DE LA JUSTICIA

¡µngel Tormes Alberdi · Donostia-San Sebastián 

La temporada legal llegaba a su fin y el cansancio hacía mella en las mentes de los integrantes de la liga. La clasificación no dejaba lugar a dudas porque a pocas jornadas de la conclusión las posiciones no podían ya variar. El claro y merecido campeón iba a ser el Turno de Oficio, regular y efectivo a lo largo de la competición, seguido por el resto de los operadores jurídicos de base. Descendían a segunda la independencia de los altos órganos judiciales y, estaba escrito, tras suspender el examen de cada partido por el pésimo juego exhibido, el ilustre Ministro de Justicia.

 

 

Queremos saber tu opinión