¿Hay algún abogado en la sala?

Pablo José Barrecheguren Manero · Barcelona 

Tras suspender su última cita y acabar el borrador de su escrito: Entre lo legal e ilegal; el ilustre señor Mendoza, presidente de la Liga de Jóvenes Abogados, se fue a cenar a La Fondue. Durante la comida un grito llamó su atención: – ¿Hay algún abogado en la sala? Mendoza corrió hacia la mujer que gritaba junto a un hombre que se retorcía en el suelo con las manos apretadas sobre el pecho: – Abogado… un abogado, por favor…- musitaba el hombre. Mendoza miró hacia la mujer: – No sé lo que ha pasado…- dijo ella-. Le he pedido el divorcio y se ha puesto blanco de golpe… – No… no tenemos separación de bienes… -gimió el hombre. Entonces, Mendoza comprendió y se arrodilló junto al hombre: – No se preocupe, soy abogado. Ella no se quedará con todo. – ¿Y con el Porsche? – Con el Porsche tampoco.

 

 

Queremos saber tu opinión